¿Tienes un negocio físico pero no tienes una tienda online?

Productos, información de cada uno de ellos, precios, ofertas, facilidad en la experiencia de consumo, resolución de dudas, obtención del producto, formas de pago… Todas estas características y más, son diferentes en un negocio físico y en una tienda online. Por ello, hoy vamos a dar nuestra opinión sobre que sería mejor: Si poner una tienda física o una tienda online. ¿Qué ventajas o inconvenientes tiene cada una? Veámoslo a continuación.

7.tienda-fisica

¡Quiero poner una tienda física! ¿Qué ventajas puede tener?

Hay mucha gente que valora en gran medida un trato totalmente personalizado. El poder hablar con alguien, mirarle a la cara y preguntarle si el producto A o el producto B es mejor y porqué, según su experta opinión es algo muy importante para determinados consumidores. Por otro lado, tienes una experiencia física con el producto. Puedes verlo, olerlo, tocarlo, probártelo… Da igual que sea una zapatilla, una prenda de ropa, una herramienta o, incluso, una mascota. Tienes una interacción real que te evade de la desconfianza de si será bueno o de si te pueden timar.

Además, el producto te lo llevas de inmediato, sabes que no habrá ningún tipo de retraso en el envío y podrás disfrutarlo al instante. Si tienes algún tipo de problemas, tienes la seguridad de que pueda resolverse allí mismo, no con interminables esperas en líneas de teléfono o esperando a que te contesten por email.

En resumen, una tienda física tiene las ventajas de la cercanía, del trato personalizado y humano, y de una experiencia de compra real.

¡Yo quiero poner una tienda online! ¿Podré hacerlo? ¿Sabré hacerlo?

7.tienda-online-2

Lo primero que hay que destacar es que sí, sí que puedes hacerlo incluso con poca experiencia acerca del mundo de internet pero ni por asomo es una tarea tan sencilla como para pensar en un éxito absoluto y al cien por cien seguro.

Una de las ventajas que más saltan a la vista es el tema del ahorro de inversión. Una tienda física requiere de gastos en alquiler, luz, electricidad, etc., mientras que no tendrás este tipo de problema con una tienda online. Pero esto no implique que te lances a la aventura con cero euros en el bolsillo. Ahora puede que sea más sencillo que hace tres o cuatro años conseguir un buen diseño web a un precio económico, pero debes hacer una inversión continua en Inbound Marketing (redes sociales, posicionamiento SEO y marketing de contenidos) así como en publicidad, ya sea mediante Google Adwords, Twitter o Facebook.

Además otro error común es pensar que, por ponerte en internet, ya vas a estar ganando mucho dinero desde el primer día. No es así, tu proyecto necesita horas y meses para que evolucione.

Pero desde nuestro punto de vista es más sencillo triunfar con este negocio incluso con baja inversión. Además, dependiendo del tipo de producto que vendas podrás ahorrarte el tener un almacén con la mercancía gracias a modelos de negocio como el dropshiping, mediante el cual, el producto no pasa por tus manos. Va directamente desde el mayorista hasta tu cliente final.

Tienes mayor margen para variar los precios, es más fácil jugar con las ofertas y puedes sacar mayor rentabilidad a cada producto en particular que si te encuentras ese producto en una tienda física ya que los gastos mensuales de este último tipo de locales son mayores. Por otro lado, con una buena estrategia puedes llegar a más clientes, puedes internacionalizar más fácilmente tu negocio y tienes más información a tu disposición para aprender y mejorar respecto a este tipo de negocio por internet.

Como puedes ver, son dos modelos completamente distintos de negocio y todo depende de qué vendas o de qué es lo que tú quieras ofrecer a tu cliente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diez + 19 =